Año Internacional de los Afrodescendientes

Gustavo Pérez Ramírez
La Asamblea General de la ONU designó  el año 2011, “Año Internacional
de los Afrodescendientes”, con miras a fortalecer las medidas
nacionales y la cooperación regional e internacional en beneficio de
los afrodescendientes, en relación con el goce pleno de sus derechos
económicos, culturales, sociales, civiles y políticos, su
participación e integración en todos los aspectos políticos,
económicos, sociales y culturales de la sociedad, y la promoción de un
mayor conocimiento y respeto de la diversidad de su herencia y su
cultura. Todo un programa para desarrollar en Ecuador con la
participación de todos los ciudadanos.

Comenzando por reconocer nuestro origen común en África, que nos hace
a todos afrodescendientes. Término que hoy se aplica solo a los
descendientes de la ola migratoria de la esclavitud llegada a América,
que en Ecuador se inició en 1533.
Según el Censo de Población de 2001, un 5,4% de la población
ecuatoriana proviene de ese origen. Sin embargo la Corporación de
Desarrollo Afroecuatoriano, CODAE, estima que es un 10%. El Censo de
Población 2010 dará la cifra actualizada, y confirmará su estado de
pobreza por necesidades básicas insatisfechas, que merece recibir
prioridad del Estado que marque un mejoramiento histórico, no solo en
lo económico, sino en lo social y cultural, apuntando a eliminar el
analfabetismo entre sus miembros y a elevar su status social contra
toda discriminación y racismo.

La pobreza entre los afroecuatorianos se eleva a 43.28 % y la pobreza
extrema a 11.64%, siendo el promedio nacional  38.26 % y 12.86 %
respectivamente. Las causas de la pobreza están  intrínsecamente
relacionadas con el racismo estructural y la discriminación
institucional. Si esta población tuviera igualdad de oportunidades al
nacer, y no se la discriminara en el curso de su vida, otra sería su
suerte.

La CODAE  se propone este año, como objetivo mayor de los
afrodescendientes, (entre los que están incluidos los de la diáspora
que llegan de otros países), superar la pobreza: “Si la diáspora
africana sobrevivió durante el siglo XIX a la trata esclavista, en el
siglo XX se movilizó por la igualdad ciudadana, en el XXI nos
movilizamos por un desafío mayor: la pobreza”, tarea en la que Estado
y empresarios tienen tanta responsabilidad junto con la ciudadanía. De
parte de ésta, y sobre todo de los medios, una tarea  específica sería
empeñarse en exorcizar frases y actos racistas contra la comunidad
afro.

Y no solo preocuparnos de los afrodescendientes en el país, sino
también debemos ser solidarios con el pueblo haitiano que atraviesa
una de sus peores calamidades,  con el que los países libertados por
Simón  Bolívar tienen una deuda ingente  por la ayuda para la
Independencia que ofreció el general Petión a Bolívar, y que cumplió
esperanzado en que, a cambio, se declarara la libertad de los
esclavos, que solo vino a cumplirse en 1851 en Ecuador.
También es un año para  mirar hacia África, cuna de la humanidad,
donde tenemos mucho que aprender en cuanto a valores filosóficos,
solidaridad,  arte, literatura y mucho más.

 

Cuatro documentales cuentan la negritud

Redacción Cultura

CINE |  JUEVES 13/01/2011
Si alguien le pregunta a la productora estadounidense Julie Belafonte qué tienen en común Santiago de Cuba, Nueva Orleans, Salvador de Bahía, El Chota y Esmeraldas, casi sin pensarlo responde: “Ese aislamiento que viven sus comunidades negras”. Y es cierto, pero esa es solo la mitad de la compleja historia que ella y Pablo Palacios cuentan en sus documentales. En ellos también se muestra el orgullo de los negros por su origen, y un ritmo vibrante y contagioso.A inicios de esta semana, Belafonte, quien es presidenta de la productora Cimerron Cinema, aterrizó en Quito para continuar con las gestiones que permitirán que el cuarto documental sobre la negritud, en diversas partes del mundo, se concrete. Junto al director ecuatoriano Pablo Palacios ya han trabajado en Cuba, en Nueva Orleans y en Brasil, lugar al que volverán una vez más para completar el documental y luego dedicarse por completo al proyecto en Ecuador.

Más sobre los filmes
  • ‘Banderas, plumas y mentiras’ ha participado en 15 festivales internacionales. Desde junio, este documental pasará a formar parte del archivo fílmico del Congreso de los EE.UU. Además, ganó el premio del jurado en el Festival de Seattle, 2010.
  • ‘Ritmo de fuego’ fue un éxito en The Africa Diaspora Festival, de la U. de Columbia, Nueva York.
  • El equipo de filmación que trabaja con Palacios en los documentales es mayoritariamente ecuatoriano.
  • Julie Belafonte ha trabajado con Nelson Mandela y fue parte de los promotores del primer concierto We are the world.

Defensora de los derechos civiles de vieja data, está involucrada con pasión en este proyecto porque ha vivido en primera persona la discriminación. En su niñez y adolescencia por su origen judío y después por haber estado casada con el cantante y activista Harry Belafonte, quien es negro. “Cuando nació nuestro primer hijo y buscábamos apartamento en Manhattan, y nadie quería arrendarnos uno. Solo gracias a la intercesión de Eleonor Roosevelt (entonces Primera Dama de EE.UU.) pudimos encontrar el apartamento donde luego vivimos por 40 años”, cuenta la productora sin ocultar su desazón.

En los tres documentales que ya ha producido Cimerron, el propósito es el mismo: mostrar cómo la esclavitud afectó la cultura y sigue afectando a las sociedades contemporáneas, pero también rescatar la resistencia de perder su identidad de las comunidades negras .

La primera experiencia fue en Cuba, con ‘Ritmo de fuego’; la segunda en Nueva Orleans, con ‘Banderas, plumas y mentiras’; el documental de Salvador de Bahía (Brasil) aún no está terminado. En las tres se muestra l las manifestaciones artísticas de los afrodescendientes relacionadas con el baile y la música. Así el espectador descubre a los Mardi Grass Indians de Nueva Orleans, a los santeros o muerteros de Cuba y a los practicantes de la religión yoruba en Salvador.

Si bien la palabra racismo no pasa explícitamente por los documentales de Belafonte y Palacios, sí se deja sentir. “¿Esta situación difícil que viven los negros en todas partes es consecuencia del racismo?”, es la pregunta retórica que se hace Belafonte.

En el Chota y Esmeraldas, como en los documentales anteriores, el propósito es anclarse en las manifestaciones musicales de las comunidades negras, para desde ahí ir leyendo y contando su historia, sus alegrías y dramas cotidianos. En el Chota será todo lo que gira alrededor de la bomba y el trabajo de la cooperativa de mujeres que empezó haciendo máscaras y ya tienen una línea completa de artesanías; en Esmeraldas, la marimba disparará la historia.

En todos los casos, la idea es rescatar esas expresiones artísticas que hablan de una identidad muy fuerte, que no está siendo comunicada de una forma tradicional (a través libros de historia, por ejemplo), sino que es casi como un desbordamiento colectivo, muy creativo e inconsciente.

El propósito es mostrar estas historias a la gente que no está consciente de esta situación.

Palacios concluye: “Estamos hablando de resistencia cultural, pero de una manera poética, porque su manifestación también es poética; son formas muy creativas de resistir. Es un reto mantener sus costumbres y su comunidad vivas”.

El Comercio