Alexandra Escobar obtuvo el quinto lugar en levantamiento de pesas

La ecuatoriana Alexandra Escobar no logró alcanzar el primer lugar en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, alcanzando la quinta ubicación, tras igualar su marca personal con 223 kilos en la categoría de las 58 kilogramos .

La ecuatoriana Alexandra Escobar se quedó a tres kilos de la opción de acabar en el podio. Levantó 223 kilos (99 en arrancada y 124 en dos tiempos) para acabar en la quinta plaza, dos puestos por delante del ocupado en Atenas 2004.

El primer lugar lo obtuvo la china Chen Yanqing, el segundo la rusa Marina Shainova, y el tercero la coreana O Jong Ae.

Escobar quien fue séptima en Atenas 2004, estuvo en la pelea por los metales hasta el final.

 

Anuncios

Valuarte Afroecuatoriano

Deporte

Un Esmeraldeño de 27 años se ha convertido en la gran figura del atletismo español. Nacionalizado hace apenas dos años ya es campeón nacional en dos categorías y está entre los 10 mejores del mundo. Los expertos le auguran oro en Pekin 2008.

Jackson Quiñonez,

La esperanza olímpica de España

Campeón Absoluto

Este impresionante esmeraldeño de 27 años y 1.90 de estatura está viviendo su mejor momento, su “sueño desde que era niño”: un día presenta un calendario, al otro es portada de una revista deportiva, los periodistas lo persiguen, las federaciones de atletismo y gobierno regionales le hacen homenajes y la gente del pueblo en el que vive lo saluda con admiración.

No es par amenos el gana y gana: es campeón absoluto de España en 60 metros vallas (velocidad y salto de obstáculos) y en 110 metros vallas. En esta última está entre los diez mejores del mundo. Quiere ganar el oro en Pekín. “He dejado mi familia, a mis amigos y a mi tierra por este sueño y nos los voy a defraudar”.

Español y Ecuatoriano

A la edad de 19 años fue traído desde Esmeraldas una fundación creada por el Comité Olímpico Internacional llamada Solidaridad Olímpica. Lo vieron el potencial, ganas, y por su talento en la pista se convirtió en uno de los grandes atletas españoles, y ha vivido desde entonces en Lleida (Cataluña).

“como había tenido una buena actuación”, cuenta “me empezaron a llamar de clubes de atletismo y así fue que me quede y surgió lo de nacionalizarme para competir por España. Yo me siento ecuatoriano, es obvio. Lo de hacerme español fue una decisión deportiva, yo siempre quise competir a un nivel altísimo, necesitaba crecer como atleta y siendo ecuatoriano sentía que no podía. Los recursos deportivos (fuera del futbol) están limitados para Jefferson Pérez, un oro olímpico, un gran campeón, eso lo entiendo, no guardo ningún rencor. En ese momento yo no daba garantía de medallas y como allá los recursos están destinados a deportistas que aseguran un resultado, pues busque mi futuro acá en España…”

Una Casa en Esmeraldas

…y lo encontró. A más de las glorias deportivas de las que está gozando, él vive completamente ajeno a la discriminación, al racismo (” a pesar de ser negro y ser ecuatoriano me respetan porque he demostrado que valgo”) y a las penurias económicas, pues tiene suficientes recursos para pensar solamente en el deporte, no en las cuentas. “España”, porque es un país que puede hacerlo, está invirtiendo un montón de dinero en mi preparación, en mí: tengo preparadores, psicólogos, médicos, todo está controladísimo. Allá mis padres hasta tenían que pagarme los pasajes para ir a competir. Mira la diferencia, en Ecuador cuando iban a ser las Olimpiadas de Atenas, nos dieron seis mil dólares a cada seleccionado, acá te dan 80 mil euro, así que puedes despreocuparte de otras cosas.

Pekín la gran prueba

Jackson Quiñonez ya sabe lo que es estar en unas Olimpiadas, representó a Ecuador en Atenas 2004 y entró en la primera ronda. En ese entonces él estaba entre los 33 mejores del mundo en su categoría y ahora entre los 10, la élite del atletismo internacional. España se mantiene en vilo