Fungencio Congo (Siglo XVIII)

Fulgencio Congo era un líder de esclavos, acusado de favorecer la insubordinación de los trabajadores y de haber liderado en algunas ocasiones varias sublevaciones. Tenía tres hijos, Alejandro, Salvador y Eduardo.

Varios fueron los reclamos que Fulgencio Congo hizo al presidente de la Real Audiencia, entre ellos: malos tratos y abusos de parte del administrador a los esclavos durante ocho años. Continuos azotes, látigo de cabresto, grilletes en los pies y en el cuello, la “carlanca”. Encierros en la cárcel, improperios y desaires, palabras insultantes. Denunció que las raciones alimenticias compuestas por carne y maíz que daban a los esclavos, eran insuficientes hasta para un niño. Concluía diciendo que: “Cristo murió por todos, también por los pobres miserables”.

Con el fin de demostrar la culpabilidad de Fulgencio Congo, el prior de los padres agustinos pidió se realice una encuesta y en el interrogatorio las personas de la hacienda afirmaron de Fulgencio lo siguiente:

Era el cabecilla de todos los levantamientos, contra el mayordomo y el capitán, por lo menos en tres ocasiones. En una ocasión, totalmente armado, no habría respetado ni la capilla. Los amotinamientos procedían todos de la familia de Fulgencio, integrada por nueve miembros, dando mal ejemplo a los esclavos y favoreciendo el ocio.

Alejandro, hijo de Fulgencio, a pesar de los latigazos que se daban a todos lo perezosos, se rehusaba a trabajar y se daba al cimarronaje. Fulgencio, con sus tres hijos y otros amotinados, azotaron de muerte al mayordomo. Fulgencio estaba sentado sobre la cabeza de Gaspar, mientras su hermano Juan Manuel Congo le pegaba.

El administrador dijo que si “había mucho látigo”, era porque los hacendados se quejaban del robo de ganado y eso pasaba en la misma haciendo Tababuela; por eso castigaban con severidad. En cuanto a la alimentación argumentó el mayordomo que los alimentos eran distribuidos cada 15 días. Además los esclavos tenían sus huertos, que les daba alimentación suplementaria, y vendían algodón.

El 21 de julio de 1799 terminó la encuesta. No sabemos como terminó el juicio pero con toda probabilidad la peor parte la tuvo Fulgencio.


 

Una respuesta

  1. es mucha pena de los negritos que no tienen para comer asi como nosotros tenemos hastadesperdiciarla cuando los negritos no la tienen y quisieran ellos tener mucha comida para que coman bien y no tengan muchas enfermedades que lino y un aplauso para los afroecuatorianos y lo digo por experiencia mia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: