Ritos Funerarios

RITOS FUNERARIOS

El hecho de la muerte, y la conceptualización que le corresponde, ocupa un lugar central en el universo religioso esmeraldeño. Si bien el cristianismo resalta el hecho de la muerte, como pasaje a otra vida, y en torno a él ha elaborado un ceremonial específico, en la religiosidad popular afroesmeraldeña la muerte adquiere significados distintos y la ritualidad que les acompaña es notoriamente más elaborada. Estrechamente vinculados al problema de la muerte y al de la continuidad de la vida en el más allá, se encuentran los conceptos de cielo, purgatorio e infierno.

De origen evidentemente cristiano, esta conceptualización resulta definida en el contexto religioso afroesmeraldeño. El elaborado ceremonial relativo al hecho de la muerte, tiene un claro sentido de manipulación del más allá, y se piensa que el apego estricto a la reglamentación ceremonial, particularmente a sus formas, pueden influenciar en el destino de las almas de los muertos adultos. Así los velorios de los niños, “velorio de angelito” o “Chigualo” como se los suele llamar o también conocidos como “arrullos”, ya que buena parte del ceremonial consiste en la interpretación de arrullos, (piezas musicales típicamente afroamericanas.)

Consiste en una ocasión con claras expresiones festivas, se ajusta también a una reglamentación cuyo sentido es de celebrar y alegrarse por el buen tránsito y el mejor destino de las almas; se piensa que el alma de los niños va al cielo, alcanzan la gloria, y ello constituye un motivo de alegría. El alma de un niño fallecido tiene como única morada el cielo, por el contrario no hay ninguna certeza de lo que ocurre con el alma de un adulto muerto, aunque su más probable destino es el purgatorio donde pagar sus malas acciones terrenales antes de alcanzar el cielo. Así los Alabados y novenas contrastan con el carácter festivo del chigualo, el aire solemne, triste y dramático del alabado, o velorio de adulto.

Durante nueve noches los familiares más cercanos y algunos de los participantes del velorio, rezan la novena, en el mismo lugar donde se realizo el velorio; en la novena noche se realiza el “novenario”, una réplica del alabado quizá con mayor fuerza dramática que éste. El objetivo de la novena es, una vez más, asegurar la partida del alma del difunto y ayudarlo a encontrar su buen destino.

 

Fuente: La Cultura Popular en el Ecuador, Tomo IV, Esmeraldas, Coordinador de la investigación Marcelo Naranjo. Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares, CIDAP.

 

Una respuesta

  1. con el debido respeto quiero manifestar al investigador que el Chigualo o bunde es un ritual dedicado a los niños muertos, este rito es típico de los afro-descendientes; porque efectivamente se cree que estos van al cielo, pero el Arrullo es cantado a los niños para que estos duerman o se tranquilicen y también pata los santos católicos.
    ademas que yo sepa el novenario no es una replica del Alabao el novenario es lo que usted explica en sus ultimas lineas y la palabra no es alabado. es alabao como tapao, encocao, ensumacao. asi hablaban nuestros ansestros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: